Sacar de quicio

¿Sabía por qué decimos SACAR DE QUICIO por exasperar?

También por agotar la paciencia, por perder los nervios.

El quicio es la parte de las puertas o ventanas en que entra el espigón del quicial, y en el que se mueve y gira. En el que se fijan los goznes o bisagras que permiten el giro para abrir y cerrar.

Si se sacaran una puerta o una ventana del quicio, de su lugar correcto, se vendrían abajo y no podrían realizar su función. Por ello apareció este sentido figurado para referirnos a la exasperación de una persona ante una situación determinada que la saca de su estado de calma y serenidad habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés