Recursividad

Un poema que empieza con uno o más versos que vuelven a repetirse al final, con variaciones mínimas o sin ellas, que cierra la composición de manera que invita a la re-lectura infinita, recibe el nombre de composición anular.

Estas composiciones poéticas, de origen muy antiguo, imitan las estructuras musicales.

A continuación un ejemplo, obra de Juan Bonilla:

CARACOLA

Dentro de esta caracola
ruge un mar contra una playa
en la que quizá alguien haya
hallado otra caracola
que ahora se acerca al oído
para escuchar el sonido
de las paulatinas olas
que se rompen en la playa
en la que quizá alguien haya
hallado otra caracola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés