Ser una arpía

¿Sabias por qué calificamos de ARPÍA a una mujer fea y malvada?

Calificar de arpía a una mujer es atribuirle perversidad y fealdad.

El término tiene su origen en la mitología clásica, pues las arpías eran unas aves quiméricas, crueles y sucias, con un rostro horrible de mujer y cuerpo de ave de rapiña, con garras encorvada y vientre inmundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*