Ser un presente griego

¿Sabías por qué calificamos de PRESENTE GRIEGO a aquél que nos depara perjuicios?

Calificamos así a cualquier objeto que, bajo la apariencia de un regalo valioso, acaba por perjudicarnos gravemente.

El origen de la expresión lo hallamos en la Ilíada de Homero, en la que se relata el fin del sitio de nueve años al que los griegos sometieron a Troya.

Y la treta consistente en dejar como regalo un enorme caballo de madera en el que iban ocultos algunos guerreros griegos, quienes, una vez tras las murallas y al caer la noche, salen de su escondite y abren las puertas de la ciudad a sus compañeros que habían fingido su retirada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés