Chistes (37)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos… O no.

-Doctor, tengo complejo de fea.
-Hum… Tranquila, que no es complejo.

Dos amigos:
-¡Cómo has podido tirarte a mi hermana!
-Hombre… estaba desnuda… yo soy un hombre… ¿qué querías que hiciera?
-La autopsia, hombre, la autopsia.

-Cariño… ¿me engañas con otra?
-Vale.

Dos amigos.
-¡Hombre! ¿Qué es de tu vida?
-Bien. ¿Sabías que llevo ya dos meses en el gimnasio?
-¿Y tu familia no te echa de menos?

-Cariño, está lloviendo y sigues siendo un borracho.
-¿Y qué tiene que ver que llueva o nieve?
-Es que me dijiste que con el tiempo cambiarías.

En la discoteca.
-Eres la chica más guapa y más simpática que he conocido en mi vida.
-Ya. Tú lo que quieres es acostarte conmigo.
-¡Toma! ¡Y la más lista!

-Hijo, ¿tú te drogas?
-No, mamá, yo paso.
-¡Qué bien! Mi hijo no tiene nada que ver con las drogas.
-No, no me has entendido. Yo paso.

-Doctor, ¿qué tiene mi marido?
-Pues he extraviado el diagnóstico, pero tiene Alzheimer o Sida.
-¿Y qué hago?
-Pues llévelo al bosque y abandónelo allí. Y si recuerda el camino de vuelta no se acueste con él.

Dos enamorados.
-Te amo.
-¿Y cómo sabes que es amor?
-Porque cuando pienso en ti no puedo respirar.
-Eso es asma.
-Bueno, pues entonces te asmo.

-¡Qué cabrón es mi vecino! Pues ¿no se pone a llamar a mi puerta gritando como un loco a las cuatro de la madrugada? ¡Qué susto! Casi se me cae el taladro al suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *