Quemar las naves

¿Sabías por qué QUEMAR LAS NAVES es privarse de la posibilidad de retroceder?

La locución se utiliza para expresar que se realiza una acción que hace que resulte imposible echarnos atrás, que no nos sea posible retroceder.

Lleva implícita un matiz de riesgo o heroicidad, en el sentido de que no hay solución intermedia: o se corona el éxito o se fracasa.

Se dice por alusión a un rasgo heroico de Hernán Cortés que nos cuenta la historia. Se dice que quemó las naves para cortar toda posibilidad de retirada y así obligar a las tropas a luchar a la desesperada, ya que en la victoria les iba la vida.

Los cronistas adornaron el gesto de Hernán Cortés para igualarlo a antiguas gestas clásicas, como las de Agatocles en lucha contra Cartago que quemó las naves como ofrenda a los dioses para asegurarse la victoria y arengar a sus hombres o la de Juliano el Apóstata que incendió su propia flota en su campaña contra Persia para eliminar toda posibilidad de huida.

En realidad Hernán Cortés barrenó las naves y lo hizo para impedir toda comunicación con Cuba, gobernada por diego Velázquez en aquellos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés