Llevarse la parte del león

¿Sabías por qué LLEVARSE LA PARTE DEL LEÓN es adjudicarse las parte más sustanciossa de unos beneficios que se reparten?

Cuando en algún reparto alguien, abusando de su poder, se queda con lo que le corresponde y con lo que le corresponde a los demás, decimos que se lleva la parte del león. De la misma manera, también se llama contrato leonino a aquén en el que una de las partes se lleva todas las ganancias en detrimento de la parte más débil.

Ambas expresiones tienen su origen en una fábula de Fedro titulada La vaca, la cabrilla, la oveja y el león (No te asocies con quien pueda más que tú) y que dice lo siguiente:

La sociedad con el poderoso nunca es leal: esta fabulilla atesigua mi proposición. Una vaca y una cabra y una sufrida oveja se asociaron con el león en los bosques. Habiendo capturado un ciervo de gra tamaño, hechas las partes, el león habló así: “Yo tomo la primera, porque me llamo león; me daréis la segunda porque soy fuerte; la tercera me corresponde, porque valgo más; y si alguno tocare la cuarta, lo pasará mal”. Así la perversidad sola se llevó la presa toda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*