Frases de El Perich

Jaume Perich Escala, escritor, dibujante y humorista catalán popularmente conocido como el Perich nació en 1941 en Barcelona y murió en Mataró el 1 de febrero de 1995.

Fue el traductor en España de comics franceses como Astérix, El Teniente Blueberry y Achilles Talon. Fue redactor de la Editorial Bruguera, miembro fundador de la célebre revista Hermano Lobo y codirector de la revista de sátira política Por Favor. Publicó su trabajos en las revistas satíricas Muchas Gracias, El Papus, El Jueves y en prensa en La Soli, El Correo Catalán, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña.

En 1971 escribió Autopista, recopilación de aforismos, frases cortas y juegos de palabras más o menos políticas aparecidas en periódicos y se convirtió en el libro más vendido del año. Luego publicó otros 20 libros de características semejantes, destacando entre ellos los de la serie Noticias del 5º Canal.

Algunas de sus más famosas frases, cargadas de ingenio, vienen a continuación:

El hombre es el animal más parecido al ser humano.

Nuestro sistema fiscal es una maravilla: el que tiene más, paga más, y el que tiene menos también paga más.

Cuando nos peguen una patada en los huevos, es mejor ofrecer la otra mejilla, porque si repiten en el mismo lugar, vamos listos.

Fumar en exceso es malo. Beber en exceso es malo. Comer en exceso es malo. Follar en exceso es difícil.

Si bien es cierto que el camello es el animal que más tiempo puede permanecer sin beber, es preciso reconocer que cuando bebe se pone insoportable.

Después de comer es necesario esperar dos horas si queremos bañarnos. Si no queremos bañarnos, hemos de esperar, lógicamente, más tiempo.

Dios, dicen, está en todas partes. No tiene gran mérito: la Coca-Cola también.

Un fanático es un individuo que tiene razón aunque no tenga razón.

Gracias a la guerra uno no solo puede morir por sus ideales, sino que incluso puede morir por los ideales de otro.

El autogiro se debe a un inventor español: De La Cierva. No sé si será por ello que todo el mundo utiliza el helicóptero.

Uno de los inconvenientes de ser pobre es que encima te obligan a ser honrado.

La esclavitud no se ha abolido, se ha puesto en nómina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *