Chistes (33)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos. O no.

Como los que vienen a continuación.

Un hombre que trabajaba en una fábrica de conservas le confesó a su mujer que estaba poseído por una terrible obsesión: Introducir su pene en la cortadora de pepinos.
Espantada, la esposa le sugirió que consultara con un psicólogo. El marido prometió que lo pensaría, pero todos los días le repetía a su esposa la misma historia, hasta que ella, harta, un día le dijo:
-¡Pues mételo y no me fastidies más! Es tu problema.
Días después, el marido llegó cabizbajo, pálido y profundamente abatido.
-¿Qué pasó, querido? -Le preguntó la mujer.
-¿Te acuerdas de mi obsesión por meter el pene en la cortadora de pepinos?
-¡Oh, no! -Gritó la mujer- ¡Dime que no lo hiciste!
-¡Sí, sí lo hice, lo hice!…
-¡Oh, por Dios! Y… ¿Qué pasó?
-¡Me despidieron! -Respondió el marido.
-Pero… y… eh… ¿Qué pasó con la cortadora de pepinos, te hizo daño?
-No, no… ¡También a ella la despidieron!

Un borracho va dando tumbos por la calle a las tres de la mañana cuando lo detiene un policía.
-¿Dónde va Vd. en este estado a estas horas?
El tipo, bien cargado, le responde:
-Voy a una conferencia sobre el abuso del alcohol y sus efectos letales en el organismo, el mal ejemplo para los hijos y las consecuencias nefastas para la familia, el problema que causa en la economía familiar y la irresponsabilidad absoluta de un padre… y bla, bla, bla…
El policía lo mira incrédulo y le dice:
-¿En serio? ¿Y quién va a dar esa conferencia a estas horas?
-Quién va a ser, carajo… ¡mi mujer cuando llegue a casa!

En el confesionario:
-Padre, el otro día hice el amor con mi novia en el hueco de detrás del confesionario de enfrente, entre las columnas, que no se ve mucho… ¿eso es pecado?
-Pecado no sé, ¡pero el sitio es cojonudo!

En el médico.
-Doctor, hice lo que me recomendaste para los ardores de estómago… y ahora, tengo ladillas.
-¡Te dije, sal de FRUTAS!… ¡de FRUTAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés