Hacer la cama

¿Sabías por qué decimos HACER LA CAMA por vestirla, prepararla o componerla?

Esta locución no deja de ser un tanto extraña a pesar de que al ser tan habitual no lo parezca. ¿Hacer? La cama, como mueble, ya está hecha. Quizá falte prepararla para acostarse.

Desde tiempos muy antiguos la cama no era un mueble que estuviera todo el día puesto en algún lugar, ocupando espacio. Los persas la hacían todos los días, es decir, la armaban.

Tampoco permanecía puesta en un lugar fijo todo el día entre griegos y romanos, sino que solía armarse cuando se iba a acostar en ella alguna persona, aunque algunas veces ese montaje supusiese tan solo colocare sobre ella cojines, sábanas de seda o tapices a modo de manta.

En algunas cerámicas griegas se representa a un esclavo que lleva a cuestas la cama de su señor y la mesa, pues ambas cosas se colocaban juntas a la hora de comer.

De ahí otra locución también muy cotidiana: poner la mesa.

La mesa tampoco estaba puesta permanentemente en un lugar fijo sino que se ponía cuando se necesitaba para comer.

2 comentarios

  1. Y se sabe por qué se dice “hacer la cama” y “poner la mesa” en vez de, por ejemplo, “poner la cama” y “hacer la mesa”??

  2. Interesantísimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés