Chistes (30)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos.

Un amigo a otro.
-Mi mujer es un objeto sexual.
-¿Ah sí? ¿Y eso por qué?
-Porque cada vez que me apetece hacer el amor, ella objeta algo.

-Éste sí que es un cantante de primera fila.
-Estoy de acuerdo. En la segunda fila no se le oye.

Un amigo a otro.
-Me gustaría que el culo de mi mujer midiera un metro de diámetro.
-¡Hala! ¿Para qué tan grande?
-¿Cómo que tan grande? Es que le mide dos.

En el restaurante.
-¡Camarero, ya le he pedido cien veces un vaso de agua!
-Si, ahora mismo: ¡Cien vasos de agua para el señor!

Un amigo a otro.
-Ayer me encontré un maletín con un millón de euros.
-¿Y lo devolviste?
-Claro, ¿para qué quiero yo un maletín?

-Tengo una mujer que me quita el sueño.
-¿Te has vuelto a enamorar?
-No, la mía, que ronca una barbaridad.

En la farmacia.
-Hola, ¿me da un condón?
-Oiga, por favor, que hay aquí dos señoras. ¿Es que no tiene educación?
-Perdone, tiene usted razón, entonces deme tres.

-¿De qué te quejas? ¿No decías que te gustaban llenitas?
-Sí, pero no de granos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés