Forajido

¿Sabías por qué llamamos FORAJIDOS a los delincuentes que andan fuera de poblado huyendo de la justicia?

Aunque el término nos remite a los pistoleros del Viejo Oeste Americano, se originó en Europa en plena Edad Media.

Para librarse de invasores, malhechores y saqueadores, las ciudades medievales se formaron alrededor de los castillos para contar con la protección de los señores feudales. Y se rodearon de murallas y otros recursos defensivos.

Así, desde la Alta Edad Media y hasta la primera mitad del siglo XIX en algunos casos, las ciudades tenían límites perfectamente definidos por una muralla que las contenía. Y no se permitía la entrada en ellas sin el beneplácito de los guardias que custodiaban sus accesos.

Este límite recibía el nombre de ejido, y sus restos aún subsisten en algunas ciudades modernas. Ejido proviene del latín exire ‘salir’.

Comoquiera que los fugitivos de la justicia solían escapar hacia donde la jurisdicción de las autoridades urbanas no pudiera alcanzarlos y se iban a vivir fuera del ejido, recibieron el apelativo de fora exido o foraxidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés