No estar el horno para bollos

¿Sabías por qué decimos que NO ESTÁ EL HORNO PARA BOLLOS para dar a entender que no se está de humor para algo?

Habitualmente para dar a entender que no se está de humor para aceptar bromas, pero también para dar a entender que la situación no es propicia para algo, como por ejemplo, que la situación económica no es apta para un determinado gasto.

Los bollos eran originariamente unos panecillos de harina y azúcar que se horneaban en ocasiones especiales. No con la frecuencia diaria con la que se horneaba el pan.

Así la expresión quiere significar que la situación o el estado anímico soporta lo habitual, el pan, pero no está preparado ni admite lo extraordinario, es decir, los bollos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*