Parecidos (6)

Dicen que son juegos de niños, pero quizás alguno arranca una sonrisa.

¿En qué se parece un castillo a un viejo?
En que los dos tienen barbacana.

¿En qué se parece un perro a un carpintero?
En que los dos mueven la cola.

¿En qué se parece la persiana a la cobra?
En que las dos se enrrollan.

¿En qué se parece el opio a un trapo sucio?
En que el opio es tabaco chino y el trapo sucio estaba cochino.

¿En qué se parece un reloj de pulsera a un avaro?
Los dos tienen cuartos pero no los dan.

¿En qué se parecen los pies a una huerta?
En que lo dos tienen plantas.

¿En qué se parece una colina a las orejas de una mujer?
En que las dos tienen pendientes.

¿En qué se parece un termómetro a un examen?
En que cuando marcan cero te dejan helado.

¿En qué se parece la mantequilla a un soborno?
Los dos sirven para untar.

¿En qué se parece un elefante y una cama?
En que el elefante es un paquidermo y la cama es “pa que duermas”.

¿En qué se parecen la tiara, el delantal, el tabaco, el timón y la venda?
En que la tiara es para el Papa, el delantal para la Pepa, el tabaco para la pipa, el timón para la popa y la venda para la pupa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés