Trabalenguas (9)

Los trabalenguas se han hecho para destrabar la lengua sin trabas ni mengua alguna y si alguna mengua traba tu lengua, con un trabalenguas puedes destrabar sin mengua alguna tu lengua.

A continuación unos ejemplos de uno de los juegos de palabras más conocidos: el trabalenguas.

Un corsario rudo, tozudo, pancibarrigudo, frenticabezudo y barbipelambrudo que hacía tempestades soplando un embudo, tenía un amigo mudo, huesudo, cuellicogotudo, ojituertudo y larguipatilludo que hundía los barcos con sus estornudos.

Mariana Magaña desenmarañará mañana la maraña que enmarañara Mariana Mañara.

En el juncal de Julia juncos juntaba Julián, juntóse Juan a juntar y juntos juncos juntaron. Pero con Julia más.

Corazón de chirichispa, ojos de chirichispé. Tú que me chirichispeaste… ¡Desenchirichíspame!

Cuando cuentes cuentos, cuenta cuantos cuentos cuentas, porque si no cuentas los cuentos que cuentas nunca sabrás cuantos cuentos cuentas.

Teresa trajo las tizas ¿y cómo las tizas trajo? Hechas trizas las tizas trajo Teresa.

Juan Pinto, sable al cinto, contó de cuentos un ciento. Y un chico dijo contento: ¡cuántos cuentos cuenta Pinto!

Paco peco chico rico le gritaba como loco a su tío Federico y éste dijo a Paco Peco poco a poco chico rico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés