El dinero no tiene olor

¿Sabías por qué decimos que EL DINERO NO TIENE OLOR para justificar ganancias obtenidas de manera poco honrosa?

El dicho proviene de Vespasiano, emperador romano del siglo I.

Vespasiano —que recibió de Nerón las arcas del Estado agotadas— se vio obligado a idear nuevas maneras de obtener dinero para financiar las guerras y las monumentales obras del Coliseo. Llegó a crear un impuesto que gravaba el uso de los mingitorios públicos, es decir, una tasa sobre la orina.

Cuando su hijo Tulio tachó de inmunda la medida, Vespasiano mandó traer una fuerte suma y le preguntó a su hijo cómo olía. Comoquiera que Tulio no percibió ningún olor en particular, su padre le informó que provenía del impuesto de la orina y que no era posible distinguirlo del dinero proveniente de otros impuestos.

Denarius non olet, ‘el dinero no tiene olor’, le dijo. Venga de donde venga el dinero es dinero.

2 comentarios

  1. Me encanta vuestra página, es ingeniosa y divertida.Saludos cordiales

  2. muy buena la info… las cosas que usamos viene de mas lejo de lo que creiamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *