El capitán dijo…

El capitán dijo...Hay una serie de chistes clásicos (por no decir viejos) con cierta gracia (por no decir malos) que se basan en la malinterpretación de las órdenes recibidas.

Comoquiera que se basan en el calambur, en el equívoco, en la personalización y en la ambigüedad, tienen su lugar aquí.

Veamos algunos de ellos:

El capitán dijo…
… ¡abordar el barco!
Y el barco quedó precioso.

El capitán dijo…
… ¡todo el mundo a los botes!
Y el barco se quedó sin mermelada.

El capitán dijo…
… ¡40 grados a babor!
Y Babor sufrió quemaduras.

El capitán dijo…
… ¡tirarse al mar!
Y la mar quedó preñada.

El capitán dijo…
… ¡fuego a discreción!
Y Discreción cayó fulminado.

El capitán dijo…
… ¡suban las velas!
Y en la bodega se quedaron a oscuras.

El capitán dijo…
… ¡todos al cuarto de máquinas!
Y Máquinas tuvo que dormir en el pasillo.

El capitán dijo…
   … ¡suban a bordo!  
Y Bordo no se pudo quedar en tierra.

El capitán dijo…
   … ¡giren a estribor!  
Y Estribor quedó patas arriba.

El capitán dijo…
… ¡suelten amarras!
Y Marras salió y se los comió a todos.

2 comentarios

  1. muy buenos los chistes en especial:
    «El capitán dijo…
    … ¡tirarse al mar!
    Y la mar quedó preñada.»

    y felicitaciones por la web, es bueno saber que hay quienes se preocupan por postear este tipo de contenidos que apoyan la cultura en la Internet

    saludos

  2. estan muy buenos estos chistes pero me gusto mas el dijo el capitan:
    giren a estribur
    y estribor quedo patas arriba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *