Tener narices

Superlópez de Jan, un personaje de narices.¿Sabías por qué TENER NARICES es sinónimo de ser valiente y atrevido?

Es expresión usada desde antiguo que se aplica a aquél que no se arredra ante nada y se muestra corajudo y bravo, que se enfrenta a los contratiempos con determinación y firmeza.

No se trata de una expresión eufemística para evitar términos más ordinarios como cojones o pelotas, sino que hace realmente referencia a la nariz. Pues ocurre que antaño se tenía a la nariz por rasgo expresivo de un carácter firme y una fuerte voluntad. Una nariz importante, prominente, rotunda, confería al rostro cierto aire honorable y de nobleza.

El origen de esta creencia podría encontrarse en el hecho de que los godos eran de narices robustas y pronunciadas. Los reyes godos y sus descendientes presentaban ese rasgo y, al ser tenidos por un pueblo noble, se asimiló la condición al apéndice nasal.

El Refranero también recoge este sentir: Hombre narigudo, hombre sesudo; La nariz y la frente, hasta la muerte; Hombe narigudo, pocas veces cornudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*