La tarjeta de visita

¿Sabías cuál es el origen de la TARJETA DE VISITA?

La tarjeta de visita es un objeto de uso cotidiano en presentaciones, contactos comerciales, actividades sociales… cuya finalidad es darnos a conocer: quiénes somos, dónde vivimos, a qué nos dedicamos, qué cargo desempeñamos…

Y de forma más esporádica se usa para ofrecer el domicilio a los conocidos o para acompañar algún regalo.

Entonces podría parecer que un nombre más adecuado sería el de tarjeta de presentación, porque… ¿dónde queda la visita?

En su origen la tarjeta se utilizó en las visitas sociales, una práctica en desuso en la actualidad, pero que antiguamente era una cuestión de educación para aquellas personas que deseaban tener una buena vida social.

Tanto era así, que había casas en las que se establecían días y horas determinadas para recibir visitas. Y mansiones con dos salones: el de diario y el de recibir las visitas.

Desde el siglo XIX la costumbre social de visitar a parientes y amigos, quedaba totalmente satisfecha estuviesen o no gracias a la tarjeta de visita.

Cuando alguien iba de visita a una casa por primera vez, entregaba su tarjeta de visita al servicio para que supieran a quién debían anunciar.

Cuando alguien iba de visita y no encontraba a los dueños de la casa, entregaba su tarjeta de visita al servicio como prueba de su presencia y se daba por cumplida la visita. Era una especie de acuse de recibo de la visita realizada que daba por cumplido el compromiso social.

Cuando los señores volvían a su domicilio podían saber, gracias a las tarjetas, qué visitas habían recibido en su ausencia y a quiénes debían devolver la visita para cumplir con su obligación social.

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés