Príncipe azul

Príncipe azul (claro que primero hay que besarlo)¿Sabías por qué llamamos PRÍNCIPE AZUL al novio ideal y soñado de toda muchacha?

Este valor semántico ha sido promovido y perpetuado por los cuentos tradicionales centroeuropeos.

En estos cuentos cargados de simbolismos, el príncipe representaba la juventud y el heroísmo. En cuanto al color azul, la tradición viene de más lejos.

En el libro bíblico de los Números —para que los israelitas no olvidaran los favores concedidos— se les ordenó rematar sus mantos y capas con cintas de color azul. Al verlas les recordarían los mandamientos del Señor. De este pasaje derivó la creencia de que llevar una cinta azul remediaba ciertos males. De ahí las cintas azules para proteger a los bebés y las prendas azules para preservar a los niños varones del mal, los collares con cuentas azules contra los catarros y las prendas azules de la novia.

El azul es color que aporta sosiego, es color benefactor, el color del cielo y el del manto de la Virgen. Y en los países centroeuropeos es el color de la fidelidad amorosa, el del amor platónico, el del amor leal y desinteresado.

Así, el príncipe azul representa el arquetipo del amante perfecto: belleza, juventud, desprendimiento, heroísmo y la promesa de un amor generoso y puro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés