Chistes (28)

Chistes, pero no cualquier tipo de chistes. Solamente aquellos que tienen relación con el lenguaje: equívocos, diferentes significados, juegos de palabras, ambigüedades…

La diferencia entre lo justo y lo correcto

Dos jueces se encuentran frente a frente a la salida de un hotel. Curiosamente cada uno de ellos iba acompañado por la mujer del otro.

Tras el primer momento de sorpresa, uno de ellos rompe el incómodo silencio. Educadamente dice: Vista la peculiar situación en la que nos encontramos, yo creo que lo CORRECTO es que cada uno de nosotros se vaya con su mujer a su casa ¿no cree?

A lo que responde el otro, también muy educadamente: Estoy de acuerdo con usted en que eso sería lo CORRECTO, pero no creo que fuera lo JUSTO, porque usted está saliendo del hotel y yo estoy entrando. Tenga la bondad de esperar aquí hasta que le reintegre a su esposa. Y entonces cada uno de nosotros se podrá ir con su mujer a su casa.

Llamada telefónica

Está el matrimonio en la cama. Ella intentando conciliar el sueño y él leyendo el periódico. Suena el teléfono y lo coge él.

-¿Diga?
-…
-No, se ha confundido. Tiene que llamar Vd. a la Comandancia de Marina.
-…
-Sí, a la Comandancia de Marina.
-…
-No, no sé cuál es su número, pero vendrá en la guía, digo yo.
-…
-No, no es molestia.
-…
-No, si no estaba dormido. No, no se preocupe. Adiós.
-…
-Adiós, que tenga una buena noche también.

Cuelga. La mujer, a la que la conversación despertó la curiosidad, le pregunta:

-¿Quién era?
-Nadie, uno que preguntaba si había moros en la costa.

El pizzero

Un joven adinerado, que conduce su flamante nuevo deportivo, está detenido en un semáforo. A su izquierda se coloca un repartidor de pizzas montado en su destartalado ciclomotor. Golpea con los nudillos en la ventanilla y el conductor baja la ventanilla.

-Tío… ¿tiés fuego?

Molesto, el joven arranca su bólido y se dirige a la autopista. Se pone a 100 K/h. El pizzero le sigue. Al rato se detiene en el peaje y el pizzero se para a su lado. Golpea con los nudillos en la ventanilla y el conductor baja la ventanilla.

-Tío… que si tienes fuego.

Pero… Sale del peaje a toda velocidad y se pone a 150 k/n. El pizzero le sigue. Al rato se detiene en el siguiente peaje y el pizzero se para a su lado. Golpea con los nudillos en la ventanilla y el conductor baja la ventanilla.

-Tío… ¿tas sordo?… que si tienes fuego.

Verás ahora… Sale del peaje a toda velocidad y se pone a 200 k/n. El pizzero le sigue. Al rato coge la primera salida de la autopista para acabar deteniéndose en el primer semáforo. El pizzero se para a su lado. Golpea con los nudillos en la ventanilla y el conductor baja la ventanilla.

-¡Toma! Toma fuego, pesao. ¡Que te vas a matar!

-¡Que va! Si fumo muy poco.

1 comentario

  1. Aporte…
    Un director de un banco que había contratado a un hombre mas joven que el y con el que estaba tremendamente contento por su manera de trabajar, había estado llegando a los objetivos marcados sobradamente todos los años, pero en los últimos meses su rendimiento había pegado un pequeño bajón por lo que el director del banco contrata a un detective para que siga a su empleado para ver si esta metido en algún lío o esta haciendo algo que pudiera dañar la imagen del banco.

    Total que vuelve el detective al cabo de la semana con los resultados de la investigación y dice:

    -Señor ya tengo los datos de su empleado, el sr. Rodríguez a diario cuando llega la hora de comer se sube en su coche para ir a su casa, se come la comida que le ha preparado su mujer para luego hacerle el amor hasta 3 veces, luego coge uno de sus habanos y se los fuma tranquilamente mientras se bebe su brandy , cuando llegan las 4 30 vuelve a la oficina

    -El presidente del banco con una sonrisa, dice:

    -bueno esta muy bien, no hay nada de malo en eso, muchas gracias por sus servicios.

    En ese momento el detective le interrumpe y le dice:

    -no perdóneme, se lo voy a explicar de nuevo y permítame tutearle.

    -el sr. Rodríguez a diario cuando llega la hora de comer se sube en tu coche para ir a tu casa, se come la comida que le ha preparado tu mujer para luego hacerle el amor hasta 3 veces, luego coge uno de tus habanos y se lo fuma tranquilamente mientras se bebe tu brandy, cuando llegan las 4 30 vuelve a la oficina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *