Elementos químicos: cobalto, níquel, antimonio, molibdeno

Todos los elementos químicos se encuentran clasificados en la tabla periódica creada por el químico ruso Dimitri Ivanovich Mendeleiev (1834-1907), que observó ciertas reglas en la composición, número atómico y naturaleza de los elementos. Metales, gases, metaloides, artificiales… todos tienen cabida. Incluso sirvió para predecir la existencia de elementos desconocidos por la existencia de un “hueco” en la tabla que posteriormente se rellenó.

Veamos el origen del nombre de algunos de ellos. En concreto los del cobalto, antimonio, niquel y molibdeno, que cuentan con la característica común de que se nombre surge a partir de un error.

Cobalto Níquel Antimonio Molibdeno

Hacia 1730 el sueco George Brandt estudia un mineral que parece mena de cobre, aunque no da cobre al someterlo al tratamiento habitual. Los supersticiosos mineros pensaban que estaba embrujado por los espíritus de la tierra, a los que llamaban kobold ‘gnomos’, nombre del que proviene el actual cobalto.

Algo similar ocurre con el níquel, al que se llamó kupfernickel, que en una traducción libre significa algo así como ‘cobre del demonio’, ya que aparece en minas de cobre sin serlo.

En cuanto al antimonio (símbolo Sb, de su denominación latina stibium) su nombre proviene del latín anti-monie, ‘contra monjes’, ya que se dice que se recetó a unos monjes para mejorar su salud y muchos murieron.

El nombre del molibdeno proviene de molybdos, ‘plomo’ en latín, ya que se creía en un principio que la molibdenita era un compuesto de plomo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés