Poner mirando a Cuenca

¿Sabías por qué decimos PONER MIRANDO A CUENCA para insinuar el inicio de una relación sexual?

La expresión original era poner mirando a la Meca, en alusión a la postura adoptada por los musulmanes durante la oración, que recuerda la propia de la sumisión sexual.

Posteriormente se cambió la referencia local a un lugar más cercano: Cuenca.

Localidad escogida quizá por su pasado musulmán, su castillo, su artesanía y, sobretodo, su mezquita, sobre la que a finales del siglo XII se levantó la catedral.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*