Tener mala sombra

Buena sombra

¿Sabías por qué TENER MALA SOMBRA es lo mismo que ser desagradable y antipático?

También ser patoso, tener mala suerte y ejercer una mala influencia sobre los que le rodean.

Esta significación de la sombra como aspecto psicológico tiene su origen en el pueblo gitano y en el nomadismo, como escribe Rafael Salillas en Hampa (1898).

En Andalucía el sol luce casi permanentemente y abrasa en los periodos estivales. Es entonces cuando se codicia la sombra, sobretodo el mediodía, cuando el calor es más insoportable. Al amparo de la sombra se realizan entonces una serie de actividades agradables: se sestea, se conversa con familiares y amigos, se come, se beben bebidas refrescantes y se disfruta de la brisa si la hay. Es pues una buena sombra que nos protege y ampara.

Si la sombra no nos da cobijo suficiente por ser tenue o escasa, nos deja desamparados y desprotegidos frente a los rayos solares y recibe el calificativo de mala sombra.

Tener buena sombra significa ser agradable, simpático, tener gracia, amenidad, atractivo; todo lo contrario a tener (o ser un) mala sombra.

El pueblo gitano ha aplicado metafóricamente este significado a las divisiones estacionales (mala sombra el invierno) y a los lugares o personas: de buena sombra si sentían aceptados o amparados, si sentían cobijados bajo su influjo o de mala sombra si se sentían rechazados o desamparados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés