El Huevo de Pascua

Huevos de Pascua

Un elemento distintivo de la Pascua es el tradicional Huevo de Chocolate, ya sea solo o relleno con confites y algunas sorpresas. Y éste tiene su antecedente en los huevos decorados que se regalaban siguiendo una costumbre originada en Europa y Oriente Medio antes del cristianismo. Incluso en el antiguo Egipto y en Persia los amigos intercambiaban huevos decorados cuando comenzaba la primavera, como símbolo del renacer de la naturaleza.

Comoquiera que la primavera europea prácticamente coincide con la Pascua, el huevo pasó a ser para los cristianos el signo del renacer de Cristo, su resurrección. Y ya en la Edad Media se universalizó el uso de los huevos de pascua con este sentido, en el que la cáscara representa la tumba y por ello se quiebra el Domingo de Resurrección.

El huevo formaba parte desde el siglo XI de aquellos alimentos prohibidos durante la Cuaresma, periodo en el que se guardaba ayuno en un principio y en el que no se permitía el consumo de carne, huevos y leche posteriormente. Hasta que, en el siglo XVII, el Papa levantó la prohibición. Pero hasta ese momento, la llegada de la Pascua suponía el levantamiento de la norma y el fervor por los huevos se desataba, tanto en la cocina como en los regalos entre familiares y amigos. Una especie de desquite frente a la prohibición que se mantuvo incluso cuando ésta fue derogada.

Como en aquellos tiempos (sin frigorífico) la conservación de los huevos durante la Cuaresma era complicada, lo habitual era cocerlos y bañarlos en cera líquida para preservarlos y mantenerlos frescos. Originándose así la costumbre de decorarlos y colorearlos con ceras.

Fue a principios del siglo XIX que aparecieron los primeros huevos de chocolate en Alemania, Italia y Francia.

Desde entonces hasta hoy la elaboración de estos huevos se ha ido perfeccionando dando lugar a verdaderas obras de arte esculpidas en sabroso chocolate que cada Semana Santa inundan las pastelerías de medio mundo (sobre todo en las de los países anglosajones y centroeuropeos). En España la tradición está cada vez más extendida, y de forma muy especial en la comunidad catalana con sus famosas monas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés