Malapropismo (3)

El término designa el uso impropio de una palabra tomada en el lugar de otra de fonética similar, con consecuencias normalmente cómicas.

Un lapsus linguae que puede ser voluntario para provocar la risa o puede ser involuntario, que es cuando tiene gracia de veras.

Nada mejor que la atención al público para gozar de más ocasiones, de más posibilidades de oír esas divertidas confusiones. Así, se pueden leer muchas de ellas en Anécdotas de farmacéuticos (Styria). Veamos algunas:

En lugar de pedir profilácticos pedir filatélicos, o mejor aún, ¡profiteroles!

O pedir piedra Gómez por piedra pómez. O un locutorio por un colutorio. O un delirio por un colirio. O pasta centrífuga por pasta dentífrica. O suero psicológico en lugar de suero fisiológico.

También está el que explica que tiene cojontivitis en lugar de conjuntivitis, o la que pide la píldora porque no realizaron correctamente el corpore insepulto (coitus interruptus, quién lo diría). O el que pide un jarabe expectante en vez de expectorante.

Mejor lo de pedir agua exagerada en vez de oxigenada. Quizás la quería en cantidades industriales.

Como el que pidió aspirinas fosforescentes en lugar de efervescentes. Quizá quería localizarlas fácilmente en la oscuridad.

2 comentarios

  1. Bueno esto es un chiste pero creo que está indicado. Un matrimonio decide ir al médico por que su vida amatoria no va bien, como son muy paletos deciden estudiarse bien el diccionario para no parecerlo. Así que entran en la consulta del doctor y dice él: Vera doctor mi mujer y yo hace tiempo que no tenemos vida MARITIMA así que hemos llegado a la conclusión o que ella es ESMERIL o yo OMNIPOTENTE. El médico algo atónito responde querrá decir usted IMPOTENTE. Y le contesta el marido ME HES INVEROSIMIL son palabras SINAGOGAS…

  2. agggggggggggggggggggg como he podido poner HES CON H HHHHHHHHHHHHHHHH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *