Tocarle a uno la negra

Habas

¿Sabías por qué TOCARLE A UNO LA NEGRA es frase equivalente a tener mala suerte?

En la Roma clásica —y aún antes en la antigua Grecia— se llevaban a cabo juegos de azar por medio de habas o piedras: las blancas eran las venturosas y las negras las desventuradas.

Se consideraba al azar como expresión del oráculo, y por ello los ciudadanos llegaban a ocupar cargos públicos en la democracia griega clásica por medio de este sistema. El sorteo, la elección y la rotación garantizaban la participación de un gran número de ciudadanos en la vida política.

Covarrubias afirma en su Tesoro de la lengua castellana acerca del tema: «usóse en algunas repúblicas, y hoy día en algunas congregaciones y cabildos, votar las cosas de gracia por habas blancas y negras». Y en una anotación de Cejador a la copla 739 del Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita, puede leerse lo siguiente: «el tirar a suertes es cosa viejísima, por creer que Dios manifestaba así su voluntad. Así la suerte, en frase de Platón (Leges, 6) es juicio y sentencia de Dios. Hacíase en Grecia y Roma con habas blancas y negras, v. gr., para la elección de los magistrados públicos, metiendo cada uno la suya en el cántaro y sacando al azar. La blanca era la venturosa; la negra, la desventurada.»

Frases como tener la negra, para expresar que uno se ve asediado por la mala suerte, o vérselas negras, para expresar que uno pasa por un sinfín de penalidades y adversidades para conseguir algo, tienen el mismo origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *