Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid

El río Pisuerga a su paso por Valladolid

¿Sabías por qué decimos APROVECHANDO QUE EL PISUERGA PASA POR VALLADOLID para introducir un brusco cambio de tema en la conversación?

Cuando se quiere imprimir un repentino cambio en la conversación que se está manteniendo se suele decir: cambiando de tema… a modo de introducción del nuevo asunto. Pero también se utiliza la expresión antes comentada, que aprovecha un hecho cierto y sabido como nexo de unión entre dos temas dispares.

¿Y qué tiene que ver que el río Pisuerga pase por Valladolid para hablar de un nuevo tema? Pues nada. Es una manera de decir que se trae un tema por los pelos, sin venir a cuento, que se introduce un cambio sin ningún motivo o razón de peso.

Por ejemplo, en México dicen con la misma intención: Y hablando de enchiladas… aunque nadie hablara de ellas.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid es expresión de factura reciente, pues no aparece recopilada en los manuales y de uso localizado en Castilla o al menos inicialmente, pues tampoco aparece recogida en el Diccionario fraseológico documentado del español actual (2004) de Manuel Seco, Olimpia André y Gabino Ramos.

Pero sí la recoge el Diccionario de la españología de Luis Carandell, que dice en la entrada Pisuerga: «… El Pisuerga es un río que cunde mucho. Citan su nombre los que quieren referirse a una cuestión que no tiene nada que ver con lo que se habla…»

Respuesta a una consulta de Joaquín Crespo Higuera

7 comentarios

  1. Pues seguro que lo dijo un Vallisoletano

  2. A ver, lapòn no iba a ser.

  3. Gracias.

    Alberto Buitrago afirma en su «Diccionario de dichos y frases hechas» (Espasa Calpe, séptima edición, marzo de 2002):

    Usamos esta curiosa frase para indicar que vamos a hablar, o que alguien habla, de algo que no tiene nada que ver con lo que se está tratando. Bueno, ahora que estáis todos contentos porque mañana no hay clase, yo, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, os voy a decir cuándo van a salir las fechas de los exámenes. El origen de la frase está muy oscuro. Podría ser que se extendiera durante el siglo XVI, época en la que Valladolid fue capital del Reino, hasta que en 1560 Felipe II trasladó la corte a Madrid, para dar a entender que una ciudad tan importante tenía, sin embargo, un río tan escaso. Con la falta de correspondencia entre el gran esplendor de la capital y la poca importancia de su río explicaríamos el significado del dicho; aunque, claro, por lo mismo y con más razón, deberíamos decir «Aprovechadno que el Manzanares pasa por Madrid…».

    ====================================

    Como se ve, aunque el significado parece estar claro, no así el origen de la locución, para el que Alberto Buitrago plantea una hipótesis.

    Creo que Alberto podría haber puesto un ejemplo mejor, ya que tanto la clase como los exámenes, pese a no ser lo mismo, forman parte de la institución educativa en cuestión.

    Respecto a los tamaños de los ríos Pisuerga a su paso por la ciudad de Valladolid y del Manzanares en su tramo de la ciudad madrileña creo que se pueden considerar pequeños, pero también grandes. Depende de con qué ríos y ciudades se comparen.

  4. Hola. Yo no lo uso en ese sentido. Más bien para resaltar algo excepcional. Soy profesora y cuando un flojo, flojo, sale voluntario junto a otros trabajadores, les digo «aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid… que corrija fulanito (voluntario excepcional)». No sé si es un uso erróneo. Ya me diréis. Un saludo.

  5. Hola, yo también quisiera aprovechar para informar de otro uso que yo le suelo dar a esta expresión, que es el de aprovechar una situación concreta para hacer o decir algo. Por ejemplo, estás en una reunión de trabajo y alguien se levanta para ir al servicio porque se encuentra indispuesto mientras el resto de personas comienzan a hablar de temas que no tienen nada que ver con la reunión. Bien, ahí se podría decir «pues yo, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, voy a salir a fumarme un cigarro a la calle».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *