Ser de campanillas

¿Sabías por qué SER DE CAMPANILLAS es ser persona de gran autoridad o de circunstancias muy relevantes?

También se dice ser de muchas campanillas y no se aplica solamente a personas, también a asuntos o situaciones.

El tañido de las campanas de las iglesias y parroquias de las diferentes localidades se han utilizado para convocar a la población a asuntos importantes y de relevancia: llamada a consejo, llamada de alarma, llamada a oración… pero la locución parece hacer referencia no a las grandes campanas, sino a las pequeñas campanillas que se tocan, según la costumbre esclesiástica, cuando se acompaña al Santísimo Sacramento o se da la bendición solemne, para que los fieles le rindan reverencia.

Por ello, en el lenguaje coloquial se asimilan los repiqueteos de las campanillas a los asuntos y personalidades de relevancia.

1 comentario

  1. Véase el libro de Pancracio Celdrán gomariz publicado por Ediciones del Prado: LIBRO DE LOS ELOGIOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*