Acertijos (6)

Los acertijos no son grandes y complicados enigmas; son pequeñas pruebas de ingenio con su puntito de humor.

Ocurre que, a veces, las respuestas son de una lógica tan aplastante y obvia, que parecen que nos tomen el pelo. Y, a veces también, eso es lo que hacen.

Veamos algunos acertijos bastante conocidos:

Si un gallo pone un huevo justo en la frontera de dos países… ¿De qué país es el huevo?

Estás en una cueva que tiene cuatro salidas. En una hay serpientes venenosas. En otra hay rinocerontes furiosos. En otra perros rabiosos y en la última leones muertos de hambre. ¿Por cuál de ellas saldrías?

Un tren eléctrico va de Villamediana de arriba a Villamediana de abajo. Si el viento sopla en dirección a Villamediana de arriba ¿hacia dónde irá el humo del tren?

En el aire se cruzan dos avionetas. ¿Cómo se llaman los pilotos?

Un avión va volando y cuando cruza la frontera entre dos países le salen dos dientes a un niño pequeño que viaja en el avión. ¿Dónde le salen los dientes?

Imagínate que vas conduciendo un autobús y en la primera parada suben diez personas. En la siguiente parada suben dos personas y baja una. En la siguiente parada suben cinco personas y no baja ninguna. En la siguiente parada suben dos personas y bajan seis. En la siguiente parada no sube nadie y bajan tres personas.
¿Cuántas paradas ha hecho el autobús? ¿Cómo se llama el conductor?

En la rama de un árbol hay siete pájaros. Un cazador dispara y mata dos pájaros. ¿Cuántos pájaros quedan en la rama?

Son tres hermanos y cada uno tiene una hermana. ¿Cuántos son entre todos?

Un avión se estrella justo en la frontera de dos países. ¿En qué país se enterrarán a los supervivientes?

¿Qué animal salta más alto que una casa?

 

Las soluciones en la página siguiente

Aquí están las soluciones:

Los gallos no ponen huevos.

Por la última, ya que los leones están muertos.

El tren eléctrico no echa humo.

Por radio.

En la boca.

Ha hecho cinco paradas. El conductor eres tú, por lo que debes saber muy bien tu nombre.

Ninguno, los muertos caen al suelo y los otros se van volando asustados por el disparo.

Cuatro. Tres hermanos y una hermana.

Los supervivientes no se entierran.

Todos. Las casas no saltan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés