Ser la hostia

hostia

¿Sabías por qué SER LA HOSTIA es ser el colmo o lo que ya no se puede superar?

Dependiendo del tono con que se pronuncie, la intención del hablante y el contexto, tanto puede ser expresión elogiosa como insultante.

En cualquier caso, es una voz hiperbólica usada para poner de relieve una cualidad o singularidad llamativa que el sujeto posee.

Tiene su razón de ser en la comparación con la oblea u hoja delgada de masa de harina de trigo que una vez consagrada se convierte en el cuerpo de Jesucristo según el dogma católico.

Así pues, ser la hostia es el summum, el no va más, el colmo, lo máximo. Y todavía se abunda más en la exageración cuando se habla de ser la rehostia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *