Hablar más que un sacamuelas

Sacamuelas

¿Sabías por qué se dice HABLAR MÁS QUE UN SACAMUELAS por aquél que no pone freno a su locuacidad y que nos agobia con su cháchara?

Con el mismo sentido que decir hablar por los descosidos o hablar por los codos.

Y se dice por alusión a la figura del dentista de antaño que frecuentaba ferias y mercadillos con sus tenacillas en las manos y prometiendo que las extracciones por él realizadas eran indoloras. Para convencer a sus futuros clientes de su maestría y buen hacer, necesitaba hablar mucho, dar mil explicaciones mientras intervenía para distraer con su desaforada charla, pues el aturdimiento provocado por su palabrería era su única anestesia.

Este peculiar sacamuelas era también barbero y cirujano y en sus establecimientos se hablaba, y mucho, acerca de la vida y milagros de los vecinos y los acontecimientos acaecidos en la población. Lo que contribuyó aún más si cabe a la fama de charlatán de este profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *