Cotillón

¿Sabías por qué llamamos COTILLÓN al conjunto de adornos y baratijas con el que se celebra Nochevieja?

Hablamos de pitos, serpentinas, confeti, sombreritos, matasuegras, antifaces y otros pequeños obsequios que se regalan en algunas fiestas para estimular la alegría y el jolgorio.

Cotillón es palabra de origen francés, que entra al idioma castellano en el siglo XIX sin variaciones y cuyo significado es ‘refajo, enaguas’. Es término aumentativo de cotte, ‘paño, jubón, cota’.

En Francia y en ciertas fiestas de sociedad se acostumbraba a bailar un tipo de danza con figuras a compás de vals. La vestimenta pasó a denominar también el baile y, con el tiempo, las fiestas que se finalizaban con esa danza también se denominaron cotillones.

En estas fiestas también se repartían pequeños obsequios para dar mayor alegría y animación a la danza, en una especie de fin de fiesta. Así que no es de extrañar que el término cotillón agrupara además del baile los objetos en sí.

Actualmente el cotillón ha quedado relegado a las celebraciones de Nochevieja y a los instantes previos y posteriores al cambio de año. Junto al ruido, los cantos y el baile con los que, desde antaño, se pretende alejar a los malos espíritus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés