Hogar

Hogar

¿Sabías por qué se llama HOGAR a la casa o domicilio de un grupo familiar?

También al sitio donde se hace la lumbre en las cocinas y chimeneas.

El término hogar procede de focaris, derivado de la palabra latina focus, ‘fuego’, al igual que hoguera y hogareño, como también formas menos evolucionadas como foco, fogata, fogón y fogonazo.

Así la palabra hogar originalmente hacía referencia al sitio donde se enciende fuego —generalmente de madera— en una casa y que suele estar ubicado en la cocina. Este fuego se solía usar para la cocción de alimentos, pues era habitual que de este tipo de chimeneas colgase una cadena en la que se sujetaba una olla para que fuera calentada por el calor de las brasas.

También —y más importante para el tema que nos ocupa— era su utilización como fuente de calor en el invierno y el hecho de que la vida íntima de una familia se solía concentrar en la cocina, sobre todo en la etapa invernal. Las personas mayores sentadas en los escaños, unos sillones de madera junto al hogar, y las personas jóvenes en banquetas.

Posteriormente el valor semántico se amplió y el calor físico dejó lugar al calor humano, al de punto de reunión (todavía hoy mantenido en muchas cocinas de casas rurales), al sentido de vida y de casa habitada por personas afines unidas por lazos familiares.

Siendo en la actualidad éste el significado al que aludimos con el término.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés