Hoy presentamos: tiento

Tiento

Un tiento es una utilización del sentido del tacto para tocar una cosa materialmente. Así, la expresión dar un tiento puede tener diferentes significados según a qué hagamos referencia:

Dar un tiento (a alguien o a algo).
Tentarlo o tocarlo.
Tantearlo para actuar en consecuencia.

Dar un tiento (a un recipiente de vino u otra bebida).
Echar un trago.

Dar un tiento (a algo que se gasta o consume).
Hacer uso de ello de forma que sufra una gran merma.

Tomar el tiento (a algo).
Pulsarlo, examinarlo, tomarle el tranquillo, cogerle destreza.

Aunque también es muy habitual el uso de la sexta acepción del término, la que hace referencia al sentido figurado de tacto, es decir, a la prudencia para proceder en un asunto delicado.

Andar(se) con tiento.
Andar con atención o cuidado.

Sin tiento ni mesura.
Exageradamente, desmesuradamente, sin tacto y sin ningún tipo de límite.

Además tiene otras acepciones muy curiosas. Así llamamos tiento:

  • al bastón que usan los ciegos para que les sirva de guía.
  • al balancín de los equilibristas en la cuerda floja.
  • al floreo o ensayo del músico para comprobar el temple del instrumento antes de interpretar.
  • al tentáculo de algunos animales que actúa como órgano táctil o de prensión.
  • a cierto cante y baile andaluz.
  •  

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *