Pasatiempos (12)

Reloj de arenaPero pasatiempos basados en los juegos de palabras: sinonimias, charadas, acertijos, ambigüedades… Nada, o muy poco que ver con los habituales pasatiempos de la prensa gráfica.

PRIMERO

Tres jovencitas están charlando con cinco jóvenes acerca de dónde irán esa tarde. Ellas proponen dar un paseo por el parque. La propuesta no parece caer bien entre ellos que, con un rápido intercambio de miradas y unos gestos de cabeza, deciden ir a jugar al fútbol. ¿Qué hora es?

SEGUNDO

Todas hieren, pero la última mata.
¿Qué es?

TERCERO

Si yo pongo un plato encima de la mesa y mi mujer lo recoge… ¿quién está mas loco de los dos?

CUARTO

Cuando María preguntó a Mario si quería casarse con ella, éste le contestó: “No estaría mintiendo si te dijera no puedo no decirte que es imposible negarte que sí creo que es verdadero que no deja de ser falso que no vayamos a casarnos”. María se mareó.

¿Puedes ayudarle diciéndole si Mario quiere o no quiere casarse?

QUINTO

Y ahora un enigma: Cierto hombre había sido condenado a la horca. Momentos antes de su ejecución, la Autoridad le preguntó cuál era su última voluntad. Entonces el hombre hizo la siguiente petición: “mi última voluntad es haceros una pregunta y que usted me responda sí o no y que prometa decir la verdad”. Ante tan absurda petición, la autoridad la aceptó.

¿Qué pregunta haría que la Autoridad se viera forzada a decir sí y perdonarle la vida al condenado?

 

Las soluciones en la página siguiente

Aquí están las soluciones:

PRIMERO
Los cinco muchachos pasan de la propuesta de las chicas y de ellas mismas al dejarlas plantadas. Podríamos decir que: pasan cinco de las tres. Es decir, son las tres y cinco.

SEGUNDO
Las horas.

TERCERO
Si yo pongo un plato en la mesa, lo coloco. Si ella lo recoge, lo quita. Entonces si yo loco loco y ella loquita, yo estoy más loco que ella. ¿Había alguna duda al respecto?

CUARTO
Mario sí se quiere casar. (Ahora, la que no está segura es ella)

QUINTO
El condenado debería formular la siguiente pregunta: ¿Contestaréis no a esta pregunta o me perdonaréis la vida?

Lo que el condenado está preguntando es, si al menos una de las siguientes alternativas es válida:

1. La Autoridad contestará no.
2. La Autoridad le perdonará la vida.

Contestar a esta pregunta equivale a afirmar que al menos una de las dos alternativas es válida. Contestar no equivale a declarar que ninguna de las dos alternativas es válida. Pero si la Autoridad responde no, entonces la alternativa 1, en realidad, sería válida, y de este modo no sería una respuesta falsa. Para poder contestar la verdad, la Autoridad debería responder . Por lo tanto, deberá afirmar que, al menos una de las dos alternativas es válida. En este caso si contesta no, entonces la alternativa 1 no sería válida; así que tendrá que ser que, para que la respuesta de la Autoridad sea verdadera, la alternativa 2 deberá ser válida. O, en otras palabras: si la Autoridad contestara y no le perdonara la vida, estaría afirmando que, al menos una de las dos alternativas sería válida, mientras que, en realidad, ninguna de las dos lo es, y de ese modo su respuesta no sería verdadera.

Por lo tanto, la única posibilidad es que la Autoridad conteste y le salve la vida.

NOTA AL MARGEN: El condenado estuvo horas y horas explicando estos razonamientos a la Autoridad. Al final lo ahorcaron por cansino.

1 comentario

  1. Me encantan tus pasatiempos!!!!

    Sigue poniendo más, porfi 🙂

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés