La procesión va por dentro

procesión

¿Sabías por qué decimos que LA PROCESIÓN VA POR DENTRO para significar que alguien no exterioriza el pesar o la pena que siente en su interior?

O su inquietud, o su ira o cualquier sentimiento que no se refleja en su semblante, aparentando una traquilidad que no siente.

La expresión hace referencia a la antigua costumbre de realizar las procesiones religiosas en el claustro del templo o bajo cubierto los días de lluvia.

Los oficios no dejaban de realizarse, aunque se hacían de manera menos vistosa, sin la pompa habitual de las procesiones públicas.

Aunque los cofrades mostraban la alegría propia de la celebración, en su fuero interno se sentían contrariados, pero no dejaban que esa tristeza se reflejara en su cara.

3 comentarios

  1. La religión católica al comenzar su apostolado en América, edificó sus templos sobre los que ya existían de los mayas aztecas y los Incas.
    Los conquistadores actuaron inteligentemente con las convicciones religiosas de los naturales, y cuando los curas católicos hacían sus procesiones, dejaban que los nativos pusieren dentro del busto de los santos europeos, sus propios iconos a los que no querían renunciar. Las procesiones tenían la apariencia católica, pero los rezos iban dirigidos a los dioses ocultos en las efigies.

    Como el principal interés de las autoridades era extraer los metales preciosos y enviarlos a España, lo permitían convenientemente, naciendo asi el famoso dicho incaico “la procesión va por dentro”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *