Palabras mal usadas (3)

Ocurre a veces que una palabra se usa con otro significado del que realmente tiene.

Si este error o uso incorrecto se generaliza, ¿cómo podremos decir que está mal usada si tanto el hablante como el oyente le dan el mismo significado y la comunicación se ha establecido satisfactoriamente?

Cuando esto pasa se puede considerar que el término ha evolucionado. Ocurre continuamente puesto que la lengua es un ente vivo en constante evolución. Algunas nuevas acepciones tienen una breve vida o una reducida extensión, pero algunas al final acaban por registrarse con el nuevo significado en los diccionarios.

No se trata de establecer una distinción maniquea entre bien y mal usada, simplemente de identificar las palabras que están en ese proceso y que, diccionario en mano están mal usadas, aunque sea muy posible que el error, a fuerza de uso, sea incluido en una revisión o posterior edición del diccionario.

Por ejemplo: detentar.

El término se suele identificar con el legítimo desempeño de un cargo: el presidente detenta el poder, fulano detenta el cargo de gobernador, cuando proviene del verbo detentare que significa ‘retener, mantener a la fuerza’ y del sustantivo detentator, -oris, que designa al ‘que retiene sin derecho’.

El verbo detentar significa ‘retener y ejercer ilegítimamente algún poder o cargo público, usar o atribuirse alguien una cosa de manera indebida, usurpar, apropiarse’. No se debe usar como sinónimo de ‘ocupar, ejercer o desempeñar cargos públicos legalmente obtenidos’.

Así, se puede decir que el dictador detenta el poder tras el golpe de Estado, pero no que el presidente electo detenta el poder.

El DRAE no recoge ninguna nueva acepción:

detentar.
(Del lat. detentāre, retener).
1. tr. Retener y ejercer ilegítimamente algún poder o cargo público.
2. tr. Der. Dicho de una persona: Retener lo que manifiestamente no le pertenece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *