Arreando que es gerundio

¿Sabías por qué decimos ARREANDO QUE ES GERUNDIO para animar a realizar una tarea o para ponerse en camino?

También es corriente cambiar el verbo y decir Andando que es gerundio.

Se suele explicar el dicho —aunque más bien es una ejemplificación— con el cuento del villano instruido:

Se dice que unos campesinos enviaron a su hijo a estudiar a Salamanca. El chico no era muy listo pero aprovechó lo que pudo. Una vez de vuelta su padre le pidió que llevase al burro de un lugar a otro, y el mozo, para demostrar cuánto había aprendido, iba gritando al pobre asno arreando, que es gerundio, para regocijo de cuántos le oían.

Fray Gerundio, el pedante y resabiado personaje de Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes (1758) de José Francisco de Isla, solía decir que no se debían utilizar las palabras que empezaban por arre- (como arrebatar, arreglar, arreciar…) porque sugerían tratos con acémilas y caballerías y por lo tanto devenían incultas.

Tal parece, entonces, que la expresión es una especie de chascarrillo, al juntar en una misma frase una palabra vulgar con una demostración de cultura, que además coincide con el nombre del personaje culto que desprecia el primer vocablo. Y de ahí las risas de aquellos que oían las voces del muchacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*