Tacos

Aviso con tacosEs una fea costumbre la de decir tacos y demás palabrotas, por ello algunas multinacionales ordenan a sus directivos que no digan tacos.

Una multinacional británica no está satisfecha con el lenguaje que utilizan algunos de sus empleados aquí in Spain. Se han enterado de la frecuencia de los tacos en las conversaciones de la empresa y esto les ha llevado a emprender una cruzada de limpieza lingüística. Para ello, Mr. Adamson, que es el responsable del Área de Comunicación Interna, ha enviado “a la plantilla española” un decálogo en contra del uso del lenguaje impropio, que tenemos en nuestras manos y que traducimos para todos vosotros.

Dice así:

Ha llegado a nuestro conocimiento que nuestra plantilla en España utiliza de forma habitual un lenguaje inapropiado y ofensivo. Esta conducta, además de violar la política de la Empresa es totalmente antiprofesional y ofensiva para nuestros visitantes. Toda la plantilla deberá cumplir de forma inmediata las siguientes normas:

1. Palabras como “coño”, “carajo” y expresiones semejantes no deben utilizarse para enfatizar, aunque la discusión sea agitada.

2. No debe decirse “la cagó” cuando alguien comete un error, ni “la está cagando” al ver que alguien está siendo reprendido, ni “qué cagada” cuando se comete un error importante. Todas las palabras derivadas del verbo “cagar” son inapropiadas en nuestra organización.

3. Ningún responsable, jefe de sección o administrador, bajo ninguna circunstancia podrá ser calificado como “hijo de la gran puta”, “el muy cabrón” ni “el comemierda”.

4. La carencia de determinación no debe ser calificada de “falta de huevos” ni “mariconería”; tampoco a las personas con falta de iniciativa podrán denominarlas “capullo” ni “acojonado”.

5. Las ideas insólitas o creativas de algún alto directivo no deben ser calificadas de “pajas mentales”.

6. Si una persona es persistente no debe decir de él “cómo jode”, o señalar que “está jodido” el que atraviesa una situación difícil. Y no debe decirse “qué jodienda” cada vez que un asunto se complica.

7. Cuando un empleado quiere que se le deje trabajar con tranquilidad no debe decir “vete al carajo” ni “vete a tomar por el culo”; tampoco debe sustituir “¿puedo ayudarte en algo?” por un “qué coño quieres”.

8. Bajo ninguna circunstancia deberá un empleado referirse a nuestros socios veteranos como “los viejos gilipollas”.

9. Ningún incremento salarial debe traducirse o calificarse como “subida de mierda”.

10. Y por último y no por ello menos importante, tras leer esta circular no debe decirse “me voy a limpiar el culo con ella”. Mantenga limpia la Empresa. Utilice las papeleras.

Al recibir esta comunicación interna en la Oficina de Madrid, todos los comentarios que se oyeron fueron en la misma línea: Mr. Adamson no está simplemente enfadado… “tiene un cabreo de mil pares de cojones”.

Si prefieres una versión en inglés, aunque no literal, puedes verla aquí.

2 comentarios

  1. Como siempre dar las gracias por compartir vuestro sentido del humor.Empleo muchos de vuestros recursos en la clase de español, para inmigrantes adultos.Es mucho más fácil entrar en determinados temas, que son de uso habitual,desde el humor.Todos estamos encantados.Felicidades,paz y que descanseis en vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *