Pedantes

El término pedante tiene una acepción, ya en desuso, que alude al maestro que enseñaba a los niños la gramática yendo a las casas.

Como iba a pie (del latín pes, pedis) se le calificaba de pedante (del italiano pedante).

Pero, con el tiempo, el término paso a tener una consideración peyorativa. Así, llamamos pedante a la persona engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad.

Por ello podemos calificar de pedantes a…

… el que va al banco, no a abrir una cuenta sino a aperturarla.

… el fontanero que, después de arreglar la tubería, te cuenta que estaba obstruccionada en vez de obstruida y te cobra por el palabro otros 40 euros.

… los informáticos que, en vez de encender el ordenador, lo reinicializan.

… los que no llaman casa a su casa, sino residencia.

… los que llaman a la pareja de alguien compañero/a sentimental.

… los que no tienen problemas, sino problemáticas.

… los que posicionan (ponen) sus toallas en la playa.

… los que recepcionan (reciben) un envío.

… los que audicionan (oyen) un CD.

… los que visionan (ven) una película.

… los políticos que hablan de legitimizar (legitimar) a los que nos influencian (influyen) con intencionalidad (intención), basamentándose (basándose) en que hay demasiada permisibilidad (permisividad), pero sin concretizar (concretar) medidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés