Ser un pardillo

Agamenón

Sabías por qué SER UN PARDILLO es ser un ingenuo o bobo que se lo cree todo y al que se engaña fácilmente?

Hizo referencia en un principio al color de la piel.

Hasta el siglo XIX la piel clara era un signo de distinción, puesto que una piel morena denotaba una mayor exposición a los rayos de sol y por ende de trabajo al aire libre, en el campo. Por ello las damas se cubrían con pamelas, sombreros y sombrillas, para mantener un cutis níveo.

Tanto era así, que las venas se mostraban más claramente por la palidez y se decía de estos personajes que eran «de sangre azul».

Así, el color pardo o moreno era propio de gente baja —socialmente hablando— y proletaria, campesinos y demás trabajadores que ganaban su jornal trabajando al aire libre. Gente parda se les llamaba en algunos lugares, y eran gente de escasa cultura y formación a las que se podía engañar con facilidad. Y a estos aldeanos, palurdos, gentes rústicas y simples se les definió con el diminutivo, entre cariñoso y despectivo, de pardillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *