Tautogramas (4)

Textos en los que todas sus palabras empiezan por la misma letra.

Sara siempre se supo sola, sintiendo serenamente su sempiterna soledad. Si sospechase, si supiese… Siento sincero sentimiento sobre su ser. Soy… seré su siervo secreto, silencioso, serio, satisfecho… ¡Sublime sinsabor!

Pedro Pómez Piñeira, pobre pintor portugués, pinta preciosos paisajes para personas poco pudientes por poco precio. Para pedir pinturas, preguntar portería: plaza Palacio Pamplona (Paris)… Preguntar por Pedro.

Amada Ana:
Adolezco amor. Ámote apasionadamente Ana. Ámame. Ama a Andrés. Así aunaremos ambos anhelos.
Adiós, ansiado amor.

Pretenciosos pollos, poderosos príncipes, prosaicos prestamistas, pobres poetas: pretendéis peinaros piramidalmente poniéndoos pelo postizo, pretendéis poneros pronto pulcras pelucas preparadas perfectamente. Pues, para pelucas, perillas, por poco precio, preguntad preferentemente por Pedro Pérez Pellicer, peluquero perfumista.

1 comentario

  1. Me encantó esta rareza idiomática, además me inspiró:

    -Sonia, sabe Sergio sujetar su silla sin sentir severamente sus saludables sospechas?
    -Sergio siempre sabe, Soledad!
    -Sí sabe, simplemente simboliza sapiencia. Sabe sujetar su silla, su sillón, su sombrilla.
    -Sí, Sergio sabe…sostiene su sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *