¡Ya me cayó el veinte!

¿Sabías por qué se dice ¡YA ME CAYÓ EL VEINTE! para expresar que, por fin, ya se entendió alguna cosa?

Se trata de una locución de uso en México.

Colaboración de Arturo Ortega

¡Ya me cayó el veinte!, es expresión que tiene origen en la época en que, en México, los teléfonos públicos funcionaban con una moneda de veinte centavos, ‘un veinte’. Cuando se lograba la comunicación, la moneda caía en el recipiente del teléfono y entonces se decía: ya cayó el veinte. Si, por el contrario, la comunicación no se lograba, entonces se decía: no cayó el veinte. De este decir, los mexicanos hicimos metáfora y ahora lo usamos para referirnos a ese momento en que por fin se nos prende el foco y logramos entender algo.

No han faltado alabanzas a lo simpático y original de la expresión; así me lo han hecho saber algunos lectores de otros países. No obstante, el tiempo ha pasado y a fuerza de llevar años zambullido entre palabras, he sabido que no somos los mexicanos, los únicos a quienes una moneda hace «click» en el cerebro.

Resulta que, en Gran Bretaña, the penny has dropped, ‘el penique ha caído’, se usa para decir que, súbitamente, alguien ha entendido una situación. La expresión surgió por comparación con las viejas máquinas de ranura de la época victoriana, donde un juego funcionaría sólo cuando el penique (moneda inglesa) cayera. ¡Chale! ¡Igual que nuestro veinte!

Pero, aún hay más. Resulta que, en Alemania, dicen: Jetzt ist bei mir der groschen gefallen!, que puede traducirse como ‘me cayó el groschen‘; donde groschen es una vieja moneda alemana para también activar máquinas de ranura. Y sí, también se usa para decir ‘ya entendí’. ¡Otra vez nuestro veinte! Ahora en tierras teutonas.

Por si fuera poco, en hebreo existe la expresión Nafal Ha-asimon, ‘cayó el asimón’. Y qué creen. Pues resulta que el asimon, era la moneda que en Israel ¡caía en los teléfonos públicos cuando se hacía una llamada! Y también, figurativamente, la expresión significa ‘ya se entendió’.

¡Caray! No cabe duda, en estos tiempos, qué difícil es ser original.

2 comentarios

  1. Di con esta explicación, porque una amiga japonesa me preguntó el porqué de esta expresión… refiriéndose a porque no se decía «me cayó el quince», o «me cayó el diez», ya saben, puse cara de ummmmh y ya me imaginaba que tenía que ver con alguna moneda…está perfecto, ahora le contaré la historia de esta frase !!!!

  2. Ja! Buenísimo!!! Yo llegue hasta aquí porque soy una argentina viviendo en Mexico, y acabo de usar esa expresión con mi marido, con la naturalidad de una mexicana!!! El me discutía que no era argentina esa expresión, y yo con toda mi testarudez le decía que si! Ja! Ahora recuerdo, allá le decimos «me cayó la ficha». Y me acaba de caer el 20 de que ya me estoy mexicanisando! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *