Fíate de la Virgen y no corras

Virgen de los Dolores

¿Sabías por qué se le dice FÍATE DE LA VIRGEN Y NO CORRAS a quien se muestra en exceso confiado y desprecia las fuerzas del adversario?

El origen de la frase se remonta a 1835.

En plena guerra carlista, el pretendiente a la corona española —Carlos María Isidro, hermano del difunto rey Fernando VII—, proclamó a la Virgen de los Dolores «Generalísima de los Ejércitos Carlistas».

Días después los carlistas tuvieron que huir de la batalla de Mendigorría ante las tropas cristinas —de la regente María Cristina— comandadas por el general Luis Fernández de Córdoba.

Los liberales isabelinos —partidarios de Isabel II, hija de Fernando VII— divulgaron la frase en tono burlesco.

1 comentario

  1. Esta expresión aparece en el texto de Larra «El día de difuntos de 1936». Dice «En esta duda estaba yo deliciosamente entretenido el día de los Santos, y fundado en el ANTIGUO refrán que dice: Fíate en la Virgen y no corras (refrán cuyo origen no se concibe en un país tan eminentemente cristiano como el nuestro), encomendábame a todos ellos (…).».

    Por tanto, parece extraño que si el origen del refrán se remonta a 1835, solamente un año después, un sabio de la palabra lo utilizase refiriéndose a él como «un antiguo refrán».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *