Victoria pírrica

Pirro

¿Sabías por qué una VICTORIA PÍRRICA es un éxito que cuesta grandes esfuerzos y sacrificios?

Es más, es aquella en la que lo conseguido no compensa el gasto y esfuerzo realizado.

La expresión tiene su origen en la figura de Pirro, rey de Epiro (319-276 a. de C.) que alzó contra Roma las ciudades griegas del sur de Italia.

En la primavera del año 281 tuvo lugar una batalla entre las legiones romanas a las órdenes del cónsul Valerio Levino y las tropas de Pirro, a orillas del rio Siris. En ella los elefantes de Pirro —desconocidos para los romanos— dispersaron la caballería y las legiones romanas. Las pérdidas del bando romano fueron grandes, pero la resistencia ofrecida por las entrenadas y disciplinadas legiones causó grandes pérdidas al ejército de Pirro.

Dos años más tarde volvió a enfrentarse a ellos en Asculum, donde volvió a sufrir importantes bajas pese a vencer. Al recibir la enhorabuena por la victoria, el rey contestó: «Estoy perdido si consigo otra victoria como ésta».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *