Transformación antinómica

Se trata de sustituir las palabras por sus antónimos (contrarios) o dar un sentido antinómico al texto, de tal manera que exprese totalmente lo contrario.

Puede ser una transformación literal…

Vejez, maldita desgracia,
ya vienes para seguir viniendo;
cuando no quiero reír, sí río,
y nunca río cuando quiero.

(de un fragmento de Canción de otoño en primavera, de Rubén Darío)
Juventud, divino tesoro,// ¡ya te vas para no volver!// Cuando quiero llorar, no lloro…// y a veces lloro sin querer.

Del salón en el centro iluminado,
de su dueño tal vez recordada,
bulliciosa y limpia de polvo
ocultábase el arpa.

(de la Rima VII, de Bécquer)
Del salón en un ángulo oscuro, // de su dueño tal vez olvidada, // silenciosa y cubierta de polvo // veíase el arpa.

… o puede ser en la idea.

Cumpleaños fatal,
que lo pases muy mal,
que te mueras muy pronto
y nos dejes en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *