Día de locos

¿Sabías por qué llamamos DÍA DE LOCOS a aquél en el que estamos muy atareados, con prisas y agobiados?

El que lo sufre puede acabar enajenado y comportándose como un demente, pero la frase tiene su origen en una fiesta medieval.

En algunos países europeos se celebraba el Día de los Locos el primer día de enero.

Esta fiesta popular consistía en una parodia bufonesca y a veces obscena de las normas y jerarquías establecidas. Todo funcionaba al revés y nada era como debía ser. Se coronaba al más desgraciado como Rey de los Locos, se le erigía un trono en la plaza principal de la población y se le asignaba un cortejo igualmente lunático, que la multitud seguía entre bromas, gritos y aclamaciones.

Aunque las autoridades estaban en contra de esta celebración que les ridiculizaba, e imponían penas severas, la costumbre perduró hasta mediados del siglo XV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *