Meterse en la boca del lobo

¿Sabías por qué METERSE EN LA BOCA DEL LOBO es meterse en una situación comprometida y peligrosa de una manera un tanto inconsciente y despreocupada?

La frase alude a una conocida fábula en la que se relata la historia de un lobo al que se le queda un hueso clavado en la garganta.

Como no puede quitárselo le pide ayuda a una cigüeña, que mete su cuello dentro de la cabeza del lobo y le extrae el hueso. A cambio le pide una recompensa. El lobo —en la versión de Félix María Samaniego— responde lo siguiente:

«¿Tu salario? Pues ¿qué más recompensa
que el no haberte causado leve ofensa,
y dejarte vivir para que cuentes
que pusiste tu vida entre mis dientes?»

La moraleja de la historia, según la misma versión, es la siguiente:

Haz bien, dice el proverbio castellano,
y no sepas a quién; pero es muy llano
que no tiene razón ni por asomo:
Es menester saber a quién y cómo.

También, cuando se quiere aludir a una oscuridad muy grande o se quiere expresar la negrura de una situación, se acude a la comparación popular oscuro como boca de lobo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *