Deletreación

Se trata de formar palabras o frases que se puedan leer deletreando las letras que las forman y no mediante el proceso normal de lectura.

Así «casa» se leería «ce-a-ese-a» y no serviría a nuestro propósito, pero sí lo haría la palabra inexistente «BSL», que se deletrearía «be-ese-ele» y sonaría «bésele».

Otras palabras o frases podrían ser: LB, CK, GF, QAT, SBB, AB, AKQP.

Cuyo significado sería: elevé, ceca, jefe, cuate, ese bebé, ave, acá cupe.

El juego se puede extender a otros alfabetos, como por ejemplo al inglés. En tal caso formaríamos palabras o frases como: BC, LIR, VNS, NVSI.

Cuyo significado sería: bici, el ayer, vienés, envíes ahí.

Al respecto se oye por ahí una historia sobre una pareja de enamorados, en la que la chica, de habla inglesa, le decía quedamente a su novio, mientras se abrazaban, achuchaban y besaban acaloradamente en un portal en penumbras, algo parecido a esto: «TNSLPPTSO, BNTSO».

Ya en castellano, existe un cuento acerca de un lujurioso sultán de Oriente, que dice así:

EL SULTÁN LUJURIOSO

En el suntuoso salón de un hermoso palacio, las bailarinas danzaban frente al sultán, acompañadas por una suave música.

-Más cerca. -solicitó el sultán, pasando ávidamente sus ojos de una a otra. Y las bellas mujeres se acercaron, en su insinuante danza, a escasos metros de su señor.

-¡Más cerca! -ordenó con los ojos encendidos de deseo. Y las más hermosas flores del harén acercaron sus cuerpos al alcance de sus manos, mientras se despojaban de velos al son de la música.

-¡Tú! -señaló a la más hermosa entre las bellas- ¡Acércate más! ¡Más! ¡Más! -Y la voluptuosa odalisca se acercó más y más, agitando rítmicamente el vientre de un lado a otro con espasmódicos movimientos, a escasos centímetros de su amo.

-¡Más! ¡Más cerca! -gritó fuera de sí- ¡Mucho más! – Y la exuberante hurí acercó su trasero a su dueño; agitándolo frenéticamente al son de la música, frente a los ojos hipnotizados del sultán. Nalga contra mejilla, posadera frente a nariz.

De repente, el sultán lanzó un quejido lastimero y cayó fulminado hacia atrás. La música cesó. La bailarina se detuvo. El príncipe heredero, el resto de dignatarios y todos los esclavos presentes en el salón, acudieron al auxilio del sultán. Pero era demasiado tarde y murió en brazos del gran visir; no sin antes susurrarle un enigmático mensaje al oído: «SOGTULAKK».

Todos los sabios de Oriente y Occidente fueron llamados para descubrir la causa de la muerte, pero no supieron dar con ella.

¿Sabrías tú descifrar el mensaje?

2 comentarios

  1. unos son: «ickkdbb»,»oitvo»,»sbkkdbb»

    listo no tengo mas chauuu

    PEPE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *